Buscar este blog

16/12/17

Comienza la operación: a la mierda el bikini

COMUNICADO

Por medio del presente, se les informa que a partir del día de hoy, estaremos ausentes tomando un muy merecido descanso, para regresar con ustedes el 7 de enero del 2018. Les Deseamos Felices Fiestas, deseando para ustedes y sus familias lo mejor para el próximo ¡¡¡¡¡Año 2018!!!!!

ATTENTAMENTE
La Lechuga, El Pan Integral, La Verdura, La Fruta, La Leche Desnatada, El Pescado, El Pepino, El Apio, La Col y El Yogurt ........
🍏🍆🍉🍒🍎🍊🍋🍐🍈

Entrevista a Olga de Llera



1- ¿Quién es Olga de Llera?

Una soñadora en busca de la felicidad.

2- ¿Y cómo surge el ser escritora?

Como todo lo importante en la vida, de forma casual. En un momento de cambio me apeteció escribir nada más y nada menos que un libro. Y lo disfruté tanto, que decidí seguir. No con la intención de «ser», sino con la idea de pasármelo bien y, como “daño colateral”, hacer disfrutar a los demás con mis historias; algo locas, todo sea dicho de paso.

3-¿Te encasillas en un género literario o estás abierta a escribir en cualquiera de ellos?

Me cuesta mucho clasificar mis historias, pero el mercado me obliga a ponerlas en un género concreto. Aunque como el amor puede estar en todas partes, seguro que en un futuro encontraréis mis historias en otros géneros distintos a romántica. ¿Quién dice que un romance no puede estar dentro de «Ciencia ficción» o de «Terror»? De hecho, en mi novela «Cupcakes en Manhattan» ya me salí del guión y aliñé la historia con magia y fantasía (sin pasarme).

4-  ¿Crees que la literatura erótica y romántica está peor valorada que otros géneros?

Sí. Suele pasar con casi todos los productos (me disculparéis que hable de la literatura como producto) hechos por y para mujeres. Vivimos en un mundo machista y lo femenino suele tratarse con bastante condescendencia. Pero la calidad de un libro no va en función del género, aunque tristemente muchos piensen que sí.

5- Si te preguntase por una razón para comenzar a leer tu obra... ¿Qué me dirías?

Los gustos son muy subjetivos, así que lo que voy a decir puede ser una buena razón para leer mi obra, o no. Creo que mis historias son originales. Intento evitar los clichés; aunque confieso que en romántica no siempre es fácil. Tienen humor. A veces sutil, no apto para todos los públicos. Llevan consigo un mensaje espiritual, el cual intento que sea universal, para que todos los lectores puedan identificarse con él, independientemente de sus creencias o religiones. Se pueden aprender cosas curiosas, ya que suelo integrar información que aporta valor a la historia. Esto es algo que echo de menos en los libros, en general, y en los de romántica en particular (el trabajo de documentación de la mayoría de autores brilla por su ausencia). Ah, y lo más importante, mis novelas siempre, siempre, tienen un final feliz. Bastante revuelto está el mundo como para que encima alguien se quede con mal sabor de boca al terminar mi libro. ¡Uy, perdón! Me acabo de dar cuenta que me pedías una razón y te he dado varias. Bueno, más vale que sobre que no que falte :P

6 ¿Cómo y cuándo decides que la idea formada en tu cabeza se corresponde a una novela?

No hay ni un cómo ni un cuando. Tengo mil ideas en la cabeza, y les voy dando forma continuamente. Lo he hecho siempre. Soy una soñadora compulsiva con una gran imaginación. Cuando una historia de las que me rondan por la cabeza me atrae lo suficiente, me animo a plasmarla en papel. Ahora mismo tengo tres en el tintero, listas para cobrar vida. Se me acumulan. Mi creatividad va más rápida que la pluma o el teclado de ordenador.

7 ¿Te resulta difícil desarrollar una novela después de la idea principal?

No. Lo que diré es políticamente incorrecto, pero es que no planeo ni desarrollo nada (lo que se entiende por planear y desarrollar en el mundo del escritor). A mí me surge una idea, visualizo a los personajes principales en mi cabeza y después recreo cómo es la historia de amor y qué final que me gustaría ver. A partir de ahí, escribo cuatro apuntes para recordar lo que he imaginado (a veces se me olvida) y me pongo a escribir. La historia se proyecta en mi mente mientras tecleo. Siempre digo que yo no escribo. Solo dejo que la creatividad se abra paso a través de mí. Soy un simple canal.  Anárquico, si se quiere ver así.

8 ¿Qué sientes al poner la palabra "Fin" en una de tus novelas?

Tristeza. Para mí  los personajes son totalmente reales. Tienen  vida. Así que cuando termino la novela me siento vacía. Es como si abandonara a unos amigos que me han acompañado durante meses. Les cojo mucho cariño.

9 Tras el boom de 50 sombras de Grey, ¿sueñas con ver alguna de tus obras en la gran pantalla?

Mi deseo es vivir haciendo lo que me gusta. Que mi obra trascienda o no es algo circunstancial que no me quita el sueño. Aunque tengo mi ego (como todo el mundo) y a veces imagino mis obras en la gran pantalla. Ja, ja,ja…

10 ¿En qué te inspiras para crear a tus personajes?

No tengo más que ver la TV, las noticias, las series, las películas o simplemente mirar a mi alrededor. Hay material de sobras para inspirarme y crear personajes.  Aunque si te soy sincera, mis procesos de creación son tan inconscientes, que no sabría decirte qué escojo para crear. Mi psique decide por mí. Los personajes surgen. Así. “Plof”. Por arte de magia. Puede sonar raro, pero ya lo he dicho en otras ocasiones: tienen vida propia.

11 ¿Tus personajes tienen algo de ti o te reflejas en alguno de ellos?

Es casi inevitable que los personajes tengan tics del escritor (su forma de hablar, de pensar, de reaccionar…), también de conocidos, familiares, amigos, personajes públicos... Todos tenemos piezas en común, pero combinadas con otras. El resultado siempre es un ser único y diferente. Eso es lo que pasa con mis personajes. Comparten piezas conmigo. Hay algo de mí en ellos. Pero no son yo.

12 Cuéntanos algo de tu próximo libro.

Mi próximo libro pronto saldrá a la venta (no puedo concretar cuando). Se titula: «Los Dragones Nunca Se Enamoran». Cuenta una historia de amor que sucede en Londres. La ubicación no es fortuita, ni caprichosa. En la capital inglesa residen muchos inmigrantes y el encaje entre las distintas generaciones no siempre es fácil. Hay un choque cultural, y eso es lo que he querido plasmar en mi novela. Ling Su, la protagonista, trabaja en el Mandarin Foo, el restaurante de sus padres, en China Town. Su vida transcurre sin sobresaltos. Pero un cambio inesperado la obliga a afrontar un gran dilema: elegir entre cumplir sus sueños o los deseos de su familia, muy tradicional. Como dice un proverbio chino: si piensas mucho antes de dar un paso, pasarás toda tu vida sobre un pie. ¿Qué hará Ling Su? Eso no lo voy a desvelar. Tendréis que leer el libro.




Image and video hosting by TinyPic